Desobedecí a la monja y lo besé. Estaba helado. No era mi hijo