El Gobierno esgrime la ley de memoria histórica para defenderse ante la ONU