Las adopciones en la Casa Cuna de sor Aurora se hacían con mucho dinero de por medio