Las tramas de adopciones ilegales ‘exportaban’ bebés al extranjero