Los niños robados, todos somos culpables