Podemos pretende poner en manos de las asociaciones de víctimas del franquismo su política memorialista