Preferíamos dar al niño siempre recién nacido. Ninguno se nos hacía mayor