Rosa y Alfonso, 27 años después