Sor María me dijo que la madre era una chica joven sin medios