Tenía 18 años y era madre soltera: carne de cañón