Una exmonja denuncia el tráfico de niños