Venían y nos miraban los dientes, las piernas… como si compraran caballos